Salir a tomar algo y mantener una dieta equilibrada

A menudo nos encontramos con amigos o familiares que se han propuesto comenzar una dieta o simplemente llevar unos hábitos de vida más saludables. Esto hace que muchas veces se exijan demasiado y las dietas acaben siendo muy poco duraderas.

Pero, ¿realmente no podemos salir a tomar algo cuando estamos a dieta?

 

La compatibilidad del ocio con la vida saludable

En general, las dietas se resumen en algo tan simple como que el gasto calórico diario sea superior a la ingesta de calorías. Esto se resume por norma general como ‘’pasar hambre’’. En realidad debería ser entendido como una manera de promover que la gente realice actividad física durante al menos una hora al día.

Algo que puede parecer tan simple como salir con tus amigos o familiares a tomar algo a la terraza de un bar tiene muchas connotaciones detrás. Está claro que darse un festín día si día también (aunque a veces no pasa nada) no es lo más apropiado si estás en búsqueda de tu cuerpo ideal.

Pero lo realmente cierto es que el estrés es uno de los principales motivos que nos lleva dejar una y otra vez las dietas que nos proponemos realizar cada Año Nuevo. Este estrés en la mayoría de los casos existe debido a nuestra propia forma de exigirnos seguir una dieta a rajatabla. Este hecho se ve reducido si nos permitimos el lujo de saltárnosla de vez en cuando y comer lo que se nos antoje. De esta forma, el cuerpo no nos pedirá con tanta frecuencia aquello que nos gusta y que tanto nos cuesta evitar.

Además, los alimentos que forman nuestra carta están hechos de manera que sean lo más saludable posibles.  Intentamos que permitan a los consumidores de todo tipo disfrutar de un capricho sin tener que preocuparse por las consecuencias que traerá consigo.